Mercedes resurge de sus cenizas en la F1 2024 y pretende alcanzar a Red Bull

El equipo Mercedes ha vuelto a ganar después de un año y medio en la Fórmula 1 y aparece como la escudería más fuerte de la mitad de temporada en la categoría, con la idea de volver a pelear un campeonato a Red Bull.

Que Mercedes nunca se fue, eso parece obvio. El equipo de Brackley estaba sufriendo en la Fórmula 1 desde que se cambió el reglamento técnico en 2022, ese que devolvió el “efecto suelo” a la categoría, con el piso de los monoplazas bien pegado al piso.

Tras una era dominante desde que se introdujeron los motores híbridos en la temporada 2014, donde han ganado cada campeonato de constructores hasta 2021, solo superados por Max Verstappen en la inolvidable definición del GP de Abu Dhabi de ese año, han debido pasar tres años para verlos ganar más de una carrera.

Es más, en 2023, las “flechas de plata” ni siquiera habían logrado ganar algún Gran Premio, y el momento más destacado fue la pole de Lewis Hamilton en el GP de Hungría del año pasado. La sequía había comenzado, irónicamente, por la decisión técnica de los dirigidos por Toto Wolff de mantener el concepto de “zeropod”, por la victoria de George Russell en noviembre de 2022 en el GP de Sao Paulo.

Toto Wolff celebrando en Brackley el triunfo de Hamilton en Silverstone. (Foto: Mercedes)

La insistencia, admitió Wolff todo el año pasado, fue lo que les costó el rendimiento y, por eso, ya en el GP de Mónaco, abandonaron el concepto y volvieron al coche de 2022, aunque no se vieron grandes mejoras. Ya para este año, el W15 seguía manteniéndose como un monoplaza muy complicado de manejar, pero el directivo austríaco estaba confiado en las mejoras durante la temporada.

A pesar de que la lluvia fue un gran factor en el GP de Canadá, se pudo ver a George Russell en la pole y a Lewis Hamilton mucho más competitivo que en otras carreras. La victoria de Verstappen no terminó de reflejar el avance de Mercedes, pero estaba claro que ya no estaban detrás de Ferrari, sino a la par de McLaren, un poco detrás de Red Bull.

Si bien la distancia con Verstappen y Lando Norris en el GP de Austria de hace unos días era de varios segundos, Russell capitalizó el toque entre los mencionados pilotos para ganar en el Red Bull Ring. Al final de cuentas, el ritmo estaba ahí, como tercera fuerza, algo que se había visto en la carrera anterior, en España.

Lewis Hamilton volvió a ganar después de casi dos años, lo que ha mostrado el regreso de Mercedes a los primeros planos. (Foto: Mercedes)

Y la llegada del “gran circo” de la Fórmula 1 a Silverstone suponía el final del “triplete” de carreras consecutivas, que iba a permitir ver si Mercedes ratificaba, o no, el rendimiento de las pruebas anteriores. En una espectacular clasificación, se quedaron con el 1-2 de la mano de Russell y Hamilton. Estaban de vuelta. Y la carrera británica, que parecía que se escapaba a manos de Lando Norris, se la llevó Hamilton con una estrategia impecable y una ejecución fantástica por el lado del piloto.

Lamentablemente para Russell, la carrera que comenzó liderando terminó en abandono y eso le pone un pero al regreso de Mercedes a los primeros planos. Un problema en el sistema de refrigeración hizo que George abandonara y, aunque no opacó las celebraciones, tendrán un trabajo que hacer en la base de Brackley.

Ahora el desafío para los dirigidos por Toto Wolff será no solo mantener el nivel, sino el de batir a McLaren y a Ferrari para luchar más de firme con Red Bull por los campeonatos de pilotos y de constructores. Sir Lewis cortó su racha negativa de dos años sin ganar y querrá cerrar una larga y fructífera asociación.

¿El directivo mantendrá su línea de pensamiento con respecto a Andrea Kimi Antonelli si logran sostener el nivel en la parte alta de subirlo al coche en lugar de Hamilton en 2025 si no pelean por el campeonato? Hay muchas incógnitas que solo el tiempo podrá responder.